Blog

Consejo de Familia

By octubre 12, 2018 No Comments

Consejo de Familia

El Consejo de familia: aprendiendo desde la experiencia

La empresa familiar además de tener un buen gobierno corporativo y accionarial, necesita que la familia propietaria cuente con un gobierno familiar exitoso. Con estructuras de gobierno familiar eficaces, la familia empresaria es capaz de capitalizar sus principales ventajas competitivas: la visión a largo plazo fundamentada en la transmisión del legado familiar de generación en generación. Y la unidad accionarial, a través de la unión de los accionistas, y su compromiso con la empresa soportado por unos valores, una visión y una misión compartidos.

En la actualidad el principal órgano de gobierno familiar en las familias empresarias es el consejo de familia. Pero, ¿cuál es el objetivo de un consejo de familia?, ¿qué factores contribuyen a su creación?, ¿cómo contribuye el consejo de familia al éxito de la familia empresaria?

Objetivo del consejo de familia Aun cuando cada consejo de familia es único, encontramos algunas similitudes en referencia al objetivo del consejo de familia. Por ejemplo, un objetivo importante del consejo de familia es fomentar la unidad familiar. En otras palabras, en el consejo de familia los miembros de la familia empresaria se reúnen para debatir, valorar, consensuar y trasladar a la empresa sus expectativas y necesidades. Esta información se transmite de manera ordenada a la empresa. Así, el consejo de familia ayuda a que la familia propietaria se mantenga unida a través de unos valores, una misión y una visión compartidos. Otro objetivo importante del consejo de familia es la formación permanente dentro de la familia propietaria en diferentes áreas relacionadas con la empresa familiar, con la finalidad de que sus miembros ejerzan sus roles de accionistas responsables y comprometidos con el proyecto empresarial. En este sentido, de acuerdo a nuestra muestra de estudio, un consejo de familia ayuda a los miembros de la familia en la creación de una voz unificada, así como en el desarrollo de las habilidades necesarias para que cada miembro de la familia logre contribuir desde sus recursos personales al éxito de la empresa familiar.

La creación de un consejo de familia exitoso parece ser todo un desafío para las familias empresarias. Esto se debe a que cada miembro de la familia tiene sus propias expectativas y necesidades en relación al negocio y a la familia, así como diferentes necesidades emocionales y profesionales. Es por esto, que el consejo de familia debe ser un proceso que considere las necesidades específicas de cada familia. Asimismo, el consejo de familia es un órgano de gobierno que debe estar en continua evolución, adaptándose a las necesidades cambiantes de la familia y de la empresa.

Similares y a la vez diferentes

La mayoría de las familias empresarias cuentan con un reglamento explícito sobre el propósito y la manera de funcionar del consejo de familia. No obstante, el análisis cualitativo de las entrevistas reveló dos tipos de consejos de familia.

La primera clase de consejos de familia (consejo de familia tipo A) parece tener los mismos atributos que una junta de accionistas y su principal característica es que se encarga de gestionar temas de índole empresarial y familiar al mismo tiempo. Su objetivo es monitorear las decisiones empresariales en nombre de los propietarios.

El segundo tipo de consejos de familia (consejo de familia tipo B) se centra principalmente en la conservación del legado familiar, así como en promover la unidad y el bienestar de la familia. Esta clase de consejos de familia no tienen poder de decisión sobre asuntos relacionados con la empresa o la gestión del patrimonio familiar. En este tipo de consejos de familia, los asuntos relacionados con la gestión de la empresa y el patrimonio familiar son delegados al consejo de administración, o en otros casos, gestionados directamente por la junta de accionistas.

De las 16 familias empresarias entrevistadas, siete de ellas pertenecen al consejo de familia tipo A, mientras que nueve pertenecen al tipo B. Las familias empresarias más satisfechas con el valor añadido de su consejo de familia son las que cuentan con consejos de familia del tipo B. Es decir que se dedican a promover la unidad y el bienestar familiar, delegando los temas empresariales al consejo de administración y/o a la junta de accionistas.

Razones para crear un consejo de familia

Las entrevistas revelaron tres razones principales para crear un consejo de familia. La primera razón para crear un consejo de familia está relacionada con eventos repentinos que perturban el equilibrio de ambos sistemas: la empresa y la familia. Estos eventos generan un estado de crisis que lleva a que la familia visualice la necesidad de crear un consejo de familia. Algunos ejemplos que encontramos en el estudio son el fallecimiento de uno o varios líderes de la empresa o la fusión con otra compañía, etc. Según nuestra investigación, aun cuando la familia empresaria es una estructura flexible que se adapta a nacimientos y fallecimientos, y a cambios en la empresa. Durante cambios importantes en la familia y en la empresa, la carga emocional entre los familiares puede incrementarse y afectar la armonía familiar. Por esta razón, resulta básico disponer de un consejo de familia para gestionar y resolver conflictos, y mantener las ventajas competitivas de las empresas familiares. Asimismo, encontramos que, para algunas familias, el punto de inflexión se crea cuando el líder de la empresa familiar comienza a reflexionar sobre el legado que desea transmitir a las siguientes generaciones. En este momento, es muy común que los líderes de las empresas familiares opten por la creación de un marco de reglas y normas en la forma de consejo de familia, para poder traspasar la empresa en buenas condiciones a la siguiente generación.

La tercera razón para establecer un consejo de familia viene relacionada con la evolución natural de los miembros de la familia. Una vez que los miembros de las siguientes generaciones comienzan a crear sus propias familias, la necesidad de crear un marco de reglas y normas que estructure la relación entre la familia y la empresa se vuelve inminente. Es en este momento cuando el consejo de familia se vuelve una realidad.

Aspectos críticos de los consejos de familia exitosos Las familias empresarias más satisfechas con su consejo de familia son las que se reúnen con mayor frecuencia, es decir más de 6 veces al año. Del mismo modo, los roles de presidente y secretario, se consideran muy importantes para seguir los objetivos del consejo y mantener involucrados a todos los miembros de la familia, especialmente a los miembros más jóvenes de las siguientes generaciones. Respecto al estilo de liderazgo, las familias entrevistadas enfatizaron la importancia de tener un liderazgo “servicial” más que un liderazgo “autoritario”. Es decir, que el líder actúe como dinamizador de las discusiones del consejo de familia.

La creación de diferentes comités (por ejemplo, el comité junior, el comité de formación, el comité de filantropía, etc.), también son clave para que el consejo de familia se desenvuelva exitosamente. Especialmente en empresas familiares multigeneracionales, donde mantener a los miembros de la familia involucrados en el proyecto empresarial se vuelve un desafío importante. En este sentido, los diferentes comités ayudan a que los miembros de la familia interesados en contribuir al éxito de la empresa familiar puedan hacerlo de una manera estructurada, es decir, con unos objetivos y claros, y una retroalimentación constructiva.

Seguimos aprendiendo desde la experiencia…

En la primera etapa de esta investigación hemos aprendido que el compartir vínculos emocionales ayuda a la cohesión natural y a participar en objetivos comunes. Razones por las cuales las familias empresarias cuentan con ventajas competitivas importantes como son la unidad accionarial y la visión a largo plazo.

No obstante, para capitalizar estas ventajas competitivas, las empresas familiares deben contar con estructuras de gobierno familiar eficaces que les ayuden a gestionar y fortalecer su capital humano, así como a crear un canal de comunicación claro y organizado entre la familia y la empresa.

Leave a Reply