Blog

Prepárate para sacarle dinero a tus ingresos, cambia tu chip

By julio 21, 2020 No Comments

 

Prepárate para sacarle dinero a tus ingresos, cambia tu chip

 

“Los gastos que llamamos obligatorios siempre crecen en proporción a nuestros ingresos si no hacemos algo para evitarlo.” El hombre más rico de Babilonia.

 

Mi nombre es Cristian Burgos, soy experto en Cultura y Planificación Financiera para individuos, familias, y empresas.

Es un honor para mí el que estés leyendo este artículo donde aprenderás sobre cómo puedes sacarle provecho a tu tiempo, talento, esfuerzo, recursos e ingresos. El tema que estaremos tratando durante este mes es sobre la importancia de cambiar el chip para lograr tus objetivos financieros. El contenido a continuación incluye:

  • ¿Qué te ha llevado a vivir en automático en el manejo de tus recursos y finanzas?
  • ¿Cuáles son las consecuencias de vivir “en automático”?
  • Un ejercicio para saber qué tan conectado vives del ingreso.

Vivir en automático en el manejo de tus recursos y finanzas.

Por demasiado tiempo, muchos de nosotros hemos vivido “en automático”, es decir, manejando nuestros recursos y finanzas sin una planificación consciente y adecuada, basándonos en creencias familiares históricas que asumimos como buenas y validas, sin cuestionarlas.

Haber vivido y vivir de esta manera tiene consecuencias, favorables o no. Nuestro estilo de vida, probablemente, este conectado a nuestro nivel de ingreso, sin tomar en cuenta los riesgos naturales de la etapa de vida cual estemos viviendo, y los riesgos externos tales como (Riesgo País, Riesgo climático, Riesgo político, Riesgo laboral laboral, Riesgo familiar, Riesgo salud, etc ).

Mientras más ingresamos, más gastamos; hasta normal lo vemos. La Cultura del MÁS es mejor, como describe el Sociólogo Francesc Núñez:

“ Hemos construido esta generación en la lógica de que hay que aumentar la capacidad, que mejorar es MÁS : MÁS educación, MÁS idiomas, MÁS capital social, MÁS relaciones, MÁS economía, MÁS Trabajo, MÁS Salario… Y las crisis ha puesto todo esto “patas arriba”; ni la naturaleza, ni la economía hacen posible esa lógica de crecimiento, así que tenemos una generación programada para un modelo que no podrá ser y que va a tener que reprogramarse, que va a tener que repensar su vida y su futuro”.

Es probable que nos presionemos por el entorno social, y terminamos tomando decisiones que afectan nuestro punto de bienestar. Además, tendremos la tendencia a ocupar la totalidad de nuestro ingreso, sin dejar espacio para el ahorro ni para la atención a imprevistos, es decir, sin fondo regulador financiero.

La alternativa para todos, es cambiar el chip, el cual consiste en establecer una relación consciente con los recursos, tiempo, talento, esfuerzo , dinero, la interacción de estos elementos , son los que conforman un plan financiero y las consecuencias a favor o en contra. En realidad – y este es uno de los conceptos básicos de la cultura financiera – la única forma de obtener y mantener el bienestar es partiendo de un manejo eficiente de los recursos y los riesgos.

Las consecuencias de vivir “en automático”.

¿Cómo estamos? ¿Cuáles son las consecuencias de vivir “en automático”?

Todo el ingreso se convierte en gasto, o en compra de activos, o en cualquier tipo de egreso. Es decir que pensamos que por el hecho de ingresar más podemos gastar más, sin prestarle atención a nuestra calidad del gasto, ni su ritmo.

Por lo tanto, estamos “bien” sólo cuando tenemos ingreso… o mientras nos alcance. – Pero, como “ocupamos” todo el ingreso, cualquier evento, accidental o no, hace que ya no alcance, y cada cierto tiempo nos quedamos sin liquidez. Así es muy fácil que acumulemos más deuda de la que podemos manejar, incluso deuda tóxica. Defino como deuda tóxica todo compromiso de crédito asumido para completar gastos ordinarios, tales como salud, alimentos, colegiatura, ocio ordinario, etc.

Cuando vivimos “en automático” el dinero que ingresamos termina mezclado con el crédito. Es decir, lo que ingresamos ya viene sobre ocupado para el pago de servicios financieros institucionales o personales en adición a los gastos recurrentes. Partiendo de este planteamiento, toda decisión de gasto o de consumo, sea reactiva y no activa desde un plan financiero.

Ejercicio para saber qué tan conectado vives del ingreso.

En “automático”, las salidas de dinero también se mezclan. Esto contribuye a que se produzca una sensación de “desorden” y de que los ingresos nunca alcanzan.

Para darte cuenta de qué tan conectado vives del ingreso, plantéate las siguientes preguntas:

1. ¿Decides comprar desde el mismo día que el ingreso llega a tus manos? Es decir, ¿Solo gastas cuando recibes el ingreso?

2. ¿Cuánto tiempo pasa desde el momento en que sabemos que recibimos dinero para que comencemos a gastar?

3. ¿Qué crees que pasaría si recibieras un año de salario por adelantado? ¿Te alcanzaría para todo el año, o “se acabaría” el dinero a los pocos meses?

4. ¿Eres capaz de dejar el dinero que recibes, sin tocarlo, por unos días? ¿O, de manera automática, dispones de él inmediatamente?

Además de conectados con el ingreso, nuestro bienestar ha llegado a depender directamente de él. Para comprender esta realidad pregúntate: Si se interrumpe tu fuente de ingresos hoy … ¿cuánto tiempo podrías sostenerte? Poco tiempo, ¿verdad? Cuando vemos las cosas desde la cultura financiera, comprendemos que esto no tiene que ser así.

Resumen

Para recapitular, te recuerdo que el camino hacia el bienestar empieza cuando cambiamos el chip, en una segunda entrega te estaré hablando un poco sobre los “supuestos” y cómo estos afectan tu proceso de cambio de chip.

Para mí fue un placer el que pasaras por este espacio, donde más que una asesoría, tuvimos una conversación sobre tus objetivos financieros, y comprender que la falta de regulación: Tiempo – Ingresos – Gastos recurrentes – Excedente – Ahorro – Gastos extraordinarios – Gastos Financieros; este es el ritmo que nos ha faltado.

Puedes volver cuando quieras. Cristian Burgos queda sus órdenes.

 

Leave a Reply